06 abril 2012

EL CALCIO EN NUESTRO CUERPO Y NUESTRA DIETA

   Más del 99% del calcio lo encontramos en los huesos y los dientes, combinado con fósforo, con el que forma fosfato de calcio, que es una sustancia dura, que le da rigidez a los huesos. Y son precisamente éstos el mayor reservorio del calcio en nuestro organismo. Una pequeña cantidad de calcio circula en la sangre, los líquidos extracelulares y tejidos blandos.
   Además de ser el componente principal del esqueleto, el calcio cumple funciones metabólicas: interviene en la contractura muscular, el estímulo nervioso, la actividad enzimática y en el transporte de oxígeno. Tiene un papel importante en la coagulación de la sangre.

   Cuando hay hipocalcemia se produce la tetania (una contractura muscular dolorosa, que se mejora al corregir los niveles de calcio en la sangre).
   ¿Dónde podemos encontrar el calcio? En la leche y sus derivados, en el agua, en los peces pequeños de mar y de río, tales como sardinas y arenques, en las hortalizas, las legumbres, los cereales y las raíces.
   Cuando el déficit de calcio es importante, causa osteomalacia (si hay déficit de vitamina D) y osteoporosis. Esta última, mejora además, con la actividad física.
 
©Suzanne Woolcott sw3740 Tema diseñado por: compartidisimo